María José, víctima de la precariedad laboral