¿Estamos mejor que hace cuatro años?