Lillian, el rehén de la imprenta: "Me protegí la cabeza y esperé a que todo terminara"