Adictos a los selfies: una chica, a punto de caer desde un octavo piso en Barcelona