Bisbal, triste y decaído