Campa, tranquila en el juicio