Luisa, adoptada en la Fundación