Ramón Laso, el parricida múltiple