Ratas y malos olores en un poblado chabolista de Barcelona donde viven más de 80 familias