Toni Castejón, sindicato de Mossos: "Este mensaje subliminal es una falta de respeto"