Vendas en los ojos y luces apagadas: así eran los presuntos abusos y tocamientos de la usurpadora de Picassent