Amador no pierde la esperanza de que Rosa le perdone