La Duquesa variaba su participación en sus empresas comprando o vendiendo sus acciones en función de sus necesidades