Los padres de Arantxa fueron acusados de forzar a sus hijos en exceso