Pantoja, del lujo a la ruina y el embargo