2012, un año difícil para la Monarquía