Bescansa: "Cuando no hay cuaderno azul ni dedos, hay debate democrático"