Londres, el espejo en el que se mira Esperanza Aguirre