Carme Forcadell, ovacionada tras su discurso a los funcionarios del Parlament