El funcionario investigado por abusos sexuales exigía masajes a las reclusas