37 bebés murieron en la maternidad de O'Donnel en enero de 1964 por otitis