Muchos jóvenes venden sus libros en la calle Libreros