La grabación entre Ardines y su amante que desencadenó el crimen del concejal y que Pedro escuchó más de 1.000 veces