La manada, más pendientes de los ilustradores que de las conclusiones de la fiscalía