La operación salida del verano llega con los carburantes más caros de los últimos cuatro años