Artur Mas lleva a Cataluña a una situación insostenible, según el gobierno