Monumentos, plazas, calles: la corrupción ha dejado huella en nuestro país