Cientos de niños, víctimas de los bombardeos