Las fábricas, destruidas durante los bombardeos