El juez Castro considera que la Infanta estaba al tanto de lo que sucedía en Aizoon