Según la defensa de Urdangarin, el Duque de Palma no habría cometido ningún delito