Los trabajadores de los mercadillos, cada vez más controlados