Los hijos de la Duquesa, inquietos ante la lectura de las últimas voluntades de su madre