Los Vargas, a punto de perder sus chabolas