El pederasta de C. Lineal elige a sus víctimas con antelación y las llama por su nombre