La Guardia Civil someterá el portátil a un exahustivos análisis de huellas y ADN