El Ayuntamiento de Madrid y la empresa Diviertt se responsabilizan mutuamente de la tragedia en el Madrid Arena