La familia materna de Ruth y José no quiere saber nada del asesino de los niños