Celoso, frío y calculador: así es al parricida de Carabanchel