La familia de Salgado, indignada con la sentencia