El falso monje shaolín ha sido catalogado como un Dios entre los presos