Un trabajador graba las vejaciones que sufren un grupo de ancianos en una residencia ilegal de Lanzarote