José Bretón compró sedantes un día antes de la desaparición