Algunos testigos aseguran que las autoras del asesinato estaban tranquilas