Ortega, el confidente de Amador