Torres es de nuevo el ídolo