Manolo, un padre pendiente de sí mismo