Una iniciativa en las redes sociales impulsa que la Fórmula E se corra en Zaragoza