Máxima tensión en los banquillos antes de la prórroga