Las voces de Inés y John dejaron tan en shock a Risto que no pudo ni pulsar el botón rojo